Ventajas de entrenar a tu perro

¿Qué ventajas son ésas? Espera, primero vamos a ver las desventajas que tiene NO educar a un perro. Si es miedoso puede volverse agresivo, escapar de las visitas, esconderse al ver un desconocido, ladrar y enseñar los dientes como señal de agresividad si no se apartan de su camino, etc.

Un perro dominante morderá si no consigue lo que quiere. Uno destructivo te hará gastar un dineral reponiendo los muebles y la ropa que rompa. Si se orina en el pasillo un día puede hacerte resbalar y sufrir daños.

Todos estos problemas se arreglan con el adiestramiento canino, tienen solución gracias a una educación adecuada.

Mediante el entrenamiento tu perro podrá ser el mejor amigo que pudieras desear (más de lo que ya es), porque su comportamiento será ejemplar y no tendrás un solo motivo para enfadarte. Se acabarán los gruñidos y ladridos a altas horas de la noche, la orina y las heces por doquier, etc. Será un animal saludable y tranquilo. Y lo más importante: seguirá siendo el tierno, juguetón y fiel perro al que tanto amas.

Pero claro que el adiestramiento canino no se hace solo. Vas a tener que esforzarte, poner unas bases en las que asentar la educación de tu perro. ¿Puede subir al sofá? ¿Puede dormir contigo? Asegura lo que quieres y lo que no quieres de él, y enséñale en consecuencia.

Toma diez minutos al día enseñándole trucos, lo que reforzará su confianza en ti, y a partir de ahí hazle saber lo que está bien y lo que está mal. El perro modélico no es difícil de alcanzar, sólo tienes que querer conseguirlo.

  • Permite que se le manipule cualquier parte de su cuerpo, para revisarlo por heridas o enfermedades, y para administrarle medicación.
  • Tiene buenos modales, de forma que puede pasar la mayor parte del tiempo en la casa, con su gente. Esto significa mayor supervisión, menos aburrimiento, y menores oportunidades para comportamientos malos y peligrosos. Cuanto más tiempo pases con tu perro, más posibilidades habrá de que notes cuando hay algo malo con él, tal como una cojera, tos, una zona sensible, o pérdida de apetito. Al reconocer tales irregularidades en forma pronta, puedes buscar atención médica inmediata y, con suerte, prevenir problemas más serios.
  • Quere quedarse cerca de tí, escuchando instrucciones (y felicitaciones). Esto significa que tendrá menos oportunidad de meterse en situaciones peligrosas.
  • Caminará o correrá a tu lado con su correa sin jalar, arrastrar, o estrangularse, así tú y tu perro pueden ejercitar más y pasar más tiempo juntos.
  • Sabe que cuando dices “déjalo” y “suéltalo” hablas en serio. Así tendrá menos oportunidades de tragarse objetos peligrosos. También se le puede enseñar qué cosas y lugares están fuera de límites, como estufas calientes, calentadores, o gatos ansiosos. Sin embargo, igualmente necesitarás limitar su acceso a lugares peligrosos cuando no puedas supervisarlo o instruirlo.
  • Se sentará inmediatamente, simplemente porque dices “no”. Sin importar qué peligro acecha, un perro que está quieto está inmediatamente a salvo. Y un perro que sigue quieto en esa posición, estará aún más a salvo.
  • Entiende sus límites, sabe lo que se espera de él, y sufre menos ansiedad. Menos estrés significa un perro más saludable.

Entrenando tu perro puedes ayudar a prevenir una tragedia, y desarrollar una mejor relación con él. Mantén en mente, sin embargo, que hasta un perro educado necesita supervisión, instrucción, y límites. A veces inclusive límites físicos,. Permitirle a un perro, sin importar cúan educado pueda estar, a que camine, corra, o vaya solo fuera de un area sin cercar y sin correa, es colocarlo en una situación potencial de peligro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *